Es indudable la atracción que han sentido los artistas durante toda la historia del arte por su fuerza estética. Por ello ha servido como fuente de inspiración artística desde las cavernas.

Aún hoy se sigue estudiando anatomía en las escuelas de arte y los estudios del natural son primordiales en el desarrollo creativo del artista, como ejercicio de destreza visual y motora en el gesto, la mancha o la valoración de la línea como medios de expresión.

La representación formal del cuerpo humano nos enfrenta a nosotros mismos, lo que plantea cuestionamientos antropológicos, culturales, sociales o filosóficos.

Dejar una opinión